viernes, 19 de diciembre de 2014

Pirí Lugones.


María Seoane  es una periodista y escritora argentina muy reconocida.   Publicó ocho libros sobre temas políticos de  historia argentina y obtuvo numerosos premios. Entre ellos biografías de Jorge Rafael Videla y Roberto Mario Santucho.  Hoy es la directora de la Radio  Nacional.
Su último libro “Bravas” relata la vida de dos militantes, Alicia Eguren y Pirí Lugones a quienes el destino les tenía reservado un similar recorrido. Comprometidas con la izquierda latinoamericana terminaron desaparecidas por su participación en el peronismo revolucionario

Esta crónica se referirá a Pirí por la carga simbólica de su historia familiar y militante.
Susana Lugones nació el 30 de abril de 1925 en Buenos Aires. Su madre, Carmen Aguirre era hija del afamado pianista y compositor argentino Julián Aguirre.  Todos la llamaban  Pirí; Pirí Lugones.

La historia familiar.

Cierto aire trágico siempre sobrevoló sobre su familia. Su abuelo el poeta nacional Leopoldo Lugones , intelectual del régimen de la derecha conservadora y golpista de los años 30 .
 Había generado un escándalo cuando  se enamoró de una estudiante de veintitantos años cuando él ya había cumplido 52.  La joven  Emilia Cadelago  fue a pedirle un libro agotado en la Biblioteca del Maestro que él dirigía. Fue un amor correspondido y apasionado. El hijo de Leopoldo  amenazó a su padre con denunciarlo como insano y contó toda la historia a la familia de Emilia. Lugones se  suicidó en 1938 en un recreo del Tigre bebiendo cianuro.  
El padre de Pirí de igual nombre y apellido que su padre, apodado Polo, fue tristemente famoso ya que  en la década del ’30  “ inventó”  la picana eléctrica para administrársela  a los opositores al gobierno de facto del General José Félix Uriburu.
De una maldad reconocida, maltratador de su joven mujer, quien finalmente lo abandonó,  al final se mató de un tiro en la sien en 1971. Piri siempre lo despreció. Y una manera de hacerlo era cuando entraba a una reunión social y se presentaba: “Hola... Soy Pirí Lugones, la nieta del poeta e hija del torturador”.


  A los 5 años Pirí sufrió una enfermedad en la cadera que le dejó una renguera por el resto de su vida. Estudió en el Colegio  “Lenguas Vivas” y egresó como Naestra Normal en 1942 con un excelente promedio. Estudiante de Filosofía y Letras cuando la vanguardia intelectual y política empezaba a despertarse frente al surgimiento del peronismo, fue  marcada por el fuego de la política, el sexo, y el arte.

Su primer fue esposo Carlos Peralta, escritor y humorista,   con quien  tuvo tres hijos, luego  vivió tres años con Rodolfo Walsh.
Durante el embarazo de su  hijo Alejandro se contagió una rubéola y en aquellos tiempos no se sabía de sus consecuencias: Alejandro  nació con una mano deforme . Tal vez  siguiendo con el karma familiar, Alejandro,  se suicidó, colgándose de un árbol , el 1° de septiembre de 1971 al pasar por una profunda depresión. Alejandro  era rock y talento, hongos alucinógenos y tristeza.
 Dos meses antes se había suicidado Polo Lugones.

Los trabajos y la militancia.

Pirí era periodista y en tal función escribió en un sinnúmero de revistas de actualidad. En 1959 viajó a Cuba y a su regresó comenzó a colaborar en la sucursal que en Buenos Aires tenía la agencia nacional de noticias cubana “Prensa Latina”.  Nacionalista, guevarista y defensora de la epopeya rebelde en Cuba. Luchadora contra el sometimiento de las mujeres, creyó  en el sexo libre y conoció  el amor entre las sábanas de la revolución junto a intelectuales y militantes  de aquel tiempo.
 A medida que fue acrecentando su compromiso político también lo hizo en medios afines, como por ejemplo el diario “Noticias” entre 1973 y 1974. Fue militante montonera (con el seudónimo de Rosita), en el trabajo barrial, de prensa e inteligencia .
 Pirí  además de escritora, periodista, fue editora y traductora. Protagonista de una violencia imperante en esos tiempos, involucrada  de lleno en la construcción de un destino colectivo de justicia y solidaridad.  Participó de todos los debates, donde pudo estar,  sobre el destino de la Argentina, América latina y el Tercer Mundo. Sus amigos y personas que quería, iban desapareciendo o muriendo en el marco del sangriento Proceso.
Ella sabía que iban a por ella y no quiso abandonar ni el país ni la  lucha para sobrevivir, a pesar de que hubiera podido, como otros montoneros que siguen vivos en Europa. O acá.
  Secuestrada-desaparecida el 20 de diciembre de 1977 desde su casa en Capital Federal. Créase o no, cuentan que enfrentó la tortura riéndose de sus  verdugos y diciéndoles: “¡Que sabés vos de torturas...! ¡Torturador era mi Viejo...!” 
 Pirí fue asesinada el 18 de febrero de 1978, exactamente el mismo día pero 40 años después del suicidio de su abuelo Leopoldo en el Tigre. La asesinaron en un “traslado”


 En 2009 la hija de Pirí, Tabita Peralta Lugones, publicó un libro llamado Retrato de familia. Allí narra principalmente la historia de su madre aunque también de la familia en general. Tabita se tuvo que ir a los 20 años a Francia debido a la situación que vivía el país y, particularmente, su madre. No volvió más. En los 20 años posteriores a su exilio vio a Pirí sólo una vez. En su libro cuenta atrocidades familiares tales como que  Pirí fue violada a los 12 años por su padrastro.
En algún lugar, en todo esto, hay una gran ironía, una gran paradoja, escondida debajo de la sentencia trágica que la familia Lugones pareció escribir, construir o rehuir, por cuatro generaciones.

 Familia de victimas y verdugos. Ausentes y presentes en la historia y la cultura reciente argentina.





7 comentarios:

  1. Hola! Me gusto mucho tu reseña y el tema del libro en general. Todo o que tenga que ver con la dictadura o con el feminismo me llega asi que voy a tratar de ubicar este libro. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jime ! Cuando lo leas pasate por aquí a comentar ! Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Y uno a veces se queja de tener un primo medio insoportable.
    Que familia la Lugones!

    Excelente como siempre

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, jaja, pero también es cierto que hay familias que no puedes creer todo lo que les pasa, voluntaria o involuntariamente. Pienso en los familiares colaterales de todas estas personas. Que triste ! Salute, Guille.

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Te nomine a unos premios en mi blog :D ¡Pasá a recibirlos!
    Besos

    ResponderEliminar